domingo, 21 de mayo de 2017

Bienvenido a casa (y muselina suavecita)

Bienvenido a casa, U.
Llegaste cuando quisiste y como quisiste, pisando fuerte y con tres collares en el cuello, y allí estábamos mamá y papá para recibirte y mimarte mucho.
Mamá, papá, y una muselina suavecita y súper amorosa que terminé de coser esa misma tarde. Parece que esperaste a que lo tuviera todo preparado, a que terminase el nido para decidirte a nacer (si... mami tardó un poco mas de la cuenta en preparar las cosas, ya que me encabezoné en que nacerías después que tu hermano, que nació en la semana 40+5, y decidiste nacer una semana antes, de 39+5)
Bienvenido, mi pequeño, que al final fuiste un niño aunque la mayoría apostó por niña (hasta el chino de Aliexpress, jeje)
La muselina es de Cal Joan, fue verla y necesitarla, hasta el punto de pedirla el mismo día que había recibido un pedido (digamos que pedí viernes, recibí lunes o martes y volví a pedir, porque necesitaba esa muselina para el bebé). No me arrepiento nada, es suave y preciosa, tanto la verde como la mostaza.
Y ya dejo las ñoñerías de madre puerpera  y retomo la actividad habitual del blog (o lo intento, jeje, que una cosa es lo que planeamos y otra lo que hacemos realmente cuando tenemos peques).
Ahora toca llenar el blog de costuras pequeñitas, aunque haré pocas, porque realmente no necesita casi nada (coseré por vicio, que de eso tengo mucho, es ver una ottobre e imaginarme que le puedo coser de ella)
Publico esta entrada en domingo porque prefiero dejar los domingos para las entradas más personales, más "nuestras" (no de costura o de manualidades, ni M.I. ni Rums, sólo crianza, porteo, opiniones sobre cosas... no sé, ya iré viendo, que ahora tengo muchas cosas en la cabeza y muchas ganas de compartir, pero a saber si a la hora de la verdad tengo tiempo para hacerlo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede que te gusten...

Puede que te gusten...