lunes, 17 de junio de 2019

Pantalones de Pokemon

Lo de mi hijo pequeño con los Pokémon no es normal...o sí, a saber...
La ventaja de tener una madre que te cosa la ropa es que si le dices "mamá, pantalones Pokémon yo" (traducción: mamá, yo también quiero unos pantalones de Pokémon como los del pijama de mis hermanos) pues mamá sube, coge telas y mientras el peque-peque juega (destroza a su paso, como buen terremotillo de dos años) le coses unos pantalones de Pokémon (y unos del Gruffalo que os enseñé hace poco, ya que me ponía...)


Le gustaron tanto que caso no me dejó ni hacer la foto. Y en cuanto se la hice, tuve que ponérselos.


Son cómodos, bonitos, de su talla... y de Pokémon con Pikachu. ¿Se puede pedir más?


Hijo feliz, mamá contenta, y mañana en el parque, ¿se puede pedir algo más?

Enlazo en MimiKids del club de las Malas Costureras.

sábado, 15 de junio de 2019

Bocadilleitor Candy Candy

Regalo de cumpleaños para N. a juego con un par de estuches que os enseñaré la semana que viene, que no quiero aburrir con tanta foto (aunque esta tela es taaaaan bonita que no creo que aburra)


Este año estoy regalando tantos bocadilleitors que el año que viene a ver qué me invento para los cumples handmade. 


Por dentro, tela de topitos de colores:


Esta vez le he puesto una tira de Kraft para que escriba su nombre y sepan que es suyo en clase, que no es el único bocadilleitor que hay. 


Enlazo en MimiKids del club de las Malas Costureras, y os hago una pequeña confesión: nunca he visto Candy Candy, empecé a verla hace unos diez años, cuando vivía en Francia, pero al final la cambié por Slayers XD


miércoles, 12 de junio de 2019

Cortinas nuevas

Mi comedor necesitaba cortinas nuevas, y cuando fui a la tienda sueca mi mediano eligió una tela para ellas (realmente, tenía una tela reservada para las cortinas hace tiempo, tanto tiempo que cuando fui a comprar más porque tenía poca, ya no quedaba en la tienda, y tuve que buscar un plan B... menos mal que para las telas soy fácil de encaprichar).
Nada más simple: rectángulo, dobladillo abajo, dobladillo ancho arriba y dobladillo en los laterales. Cortas para poder pasar la conga sin necesidad de andar recogiéndolas, y sólo una cortina para que tape la puerta-ventana y nada más, quería algo ligero de cara al verano.


Aunque sean super sencillas, le quise poner "un toque" con una costura decorativa en los laterales (y de paso, estrenaba la máquina nueva de coser)


Tacho la primera de esta segunda tanda de telas. Sabía que me iba a costar coser las telas planas, pero no esperaba llegar a junio con sólo dos cosidas (la segunda tengo que redactar la entrada todavía)

Enlazo en Mimi, de las Malas Costureras.

lunes, 10 de junio de 2019

Pantalones de calaveras

Mi mediano necesitaba pantalones. No suele ser lo normal, ya que los hereda del mayor, pero últimamente los agujeros en las rodillas hacen que los pantalones no puedan ser heredados (o los dejo como pijama o los convierto en cortos, depende, pero no los suelo pasar en malas condiciones de un hijo a otro).
Tengo muchas telas de camiseta que le gustan, otras que no... y una de calaveras con fondo azul muy oscuro que tenía muchas ganas de usar (iba a ser para mí pero nunca le metía tijera).


Pantalones hechos en un momento; tan rápidos fueron que los hice en cadena: corté tres, cosí tres y puse puño en la cintura de los tres. Puede decirse que tardé más en conseguir hacerle las fotos a  A. con ellos que en coserlos. 


 En la cintura, para que fueran más cómodos, le puse puño. En este caso un puño hecho con la tela de mis leggings, una tela que me gusta tanto que ya quiero comprar más (y lo haría si no estuviera en fase "primero gastar, luego acumular")


 Con un poco de suerte pronto os enseñaré los otros dos pantalones que le cosí. De momento, enlazo en MimiKids del Club de las Malas Costureras.
El patrón es de Ottobre, pero no recuerdo cual. He usado varios y los he ido adaptando al cuerpo de mi hijo, probablemente sea el Fruit Garden o alguno similar.

sábado, 8 de junio de 2019

Vestido de calaveras

La pequeña N. ha cumplido un año, y me apetecía mucho coserle un vestidito de cara al verano. 
Modelo sencillo, porque hay telas que no necesitan demasiado (no quería quitar protagonismo a las calaveras, me parecen taaaaaan monas.... aunque le puse vivo en el corte del canesú delantero y en los hombros, para marcar un poco la separación)


Etiquetas nuevas (las tengo tiempo, pero no las pongo demasiado) para demostrar que estoy orgullosa de mis costuras. Y así, de paso, veis bien lo bonitas que son las calaveras.


Por detrás va cerrado con snaps. Aquí se ve bien el vivo de los hombros.
Estoy encantada con este patrón, tengo otro cortado y a medio coser para O., que también ha cumplido un año y también quería que tuviera algo mío por ese día, y no descarto coser mil más (así, sin exagerar)


Enlazo en MimiKids y en blog de fans de ottobre, ya que el patrón utilizado es el Her Sweetness (4/2014)

miércoles, 5 de junio de 2019

Bolsa para el parchís

¿Sabéis cuando te dan una tela "para que la uses, que tú coses" pero la ves y no sabes qué hacer con ella? Pues esta tela es de esas. Me daba pena tirarla, porque me parece "pecado" tirar una tela, pero tampoco quería tenerla guardada sin usar, ni acumular por acumular (de coser ropa con ella ni hablo). 
Para darle un uso hice una bolsa para los juegos de mesa del cole, que tenían que estar recogidos y libres de polvo de un año para otro (es por exagerar, no están un año sin usarse, pero entre un uso y el siguiente, que estén recogidos y cuidados).


La idea de quien la compró seguramente fuera hacer un juego de sábanas, y tal vez siga con la idea, o haga unas fundas de almohada para mis peques, ya veré, que todavía me queda mucha tela.
No descarto seguir enseñándoos cosas hechas con esta tela, aunque más adelante, que os recuperéis de esto primero, jeje. 

Mientras me decido, enlazo en Mimi, aunque me da vergüencilla que veáis esto.

lunes, 3 de junio de 2019

Fishing azules

Vamos a hacer un salto temporal al pasado... 
Septiembre 2018... 
R. empieza el colegio, 1º de primaria, y no tiene pantalones cortos porque todos le quedan pequeños. El día anterior a empezar las clases, encontramos la solución (y el problema... porque hasta ese día la madre de la criatura -yo misma- pensaba que su hijo tenía pantalones de sobra).
Sudadera de verano en un precioso azul jaspeado + patrón facilón + trapillo para la cintura (por lo de coserlos de noche y no poder probar la cinturilla) = estrenamos pantalones el primer día de cole.


 Le gustaron y los usó bastante hasta que el frío hizo que los cambiásemos por los largos (que ya os enseñé el año pasado). A veces menos es más, y en la costura para peques,me gusta que sea así: pantalones cómodos, fáciles de poner y quitar por ellos mismos, y que les dejen libertad de movimiento.