lunes, 25 de julio de 2016

Pantalones Minions

Este tipo de pantalones me encanta para los bebés: son cómodos, fáciles de poner y quitar, amplios para que queda el pañal de tela... 
Hay mil patrones de estos pantalones, pero estos en concreto son con este patrón, dibujado por mi para el peque, y que he hecho varias veces ya. 
Esta vez, con tela de los Minions y puño amarillo de camiseta para cintura y piernas. Los enlacé en Yellow is the new black desde Instagram, pero tenía pendiente ponerlos también en el blog. (la foto es la misma, y eso que los usa a menudo, pero nunca me acuerdo de hacerle una foto con ellos puestos)

Tuve un arrebato costuril y cosí tres o cuatro pantalones con este patrón, usando camisetas viejas mías. Creo que nunca hay suficientes pantalones para un bebé, porque vamos a dos mudas diarias (ahora menos, pero porque va en pañal la mayor parte del día y claro... sin ropa, no hay manchas). A veces me pregunto para qué quiero patrones y revistas, si siempre coso los mismos patrones; pero luego veo un patrón nuevo (bien on line,  bien en una revista) y no puedo resistir la tentación de comprarlo. A veces hasta lo coso, jeje.
En fin, ¿soy la única a la que encantan los Minions? Tengo más tela, así que pronto veréis alguna camiseta hecha con Minions, o incluso puede que me haga algo para mi (acepto ideas, aunque la tela es poca... ¿tanga?)
Y nada más, enlazo en Menuda Inspiración, porque es lunes, y los lunes toca coser para los peques y enseñarlo, para que mi lista de CVCQ aumente hasta límites insospechados. 

lunes, 18 de julio de 2016

Pinafore, tiny toes y reflexión sobre los regalos handmade

¿Hacéis regalos handmade? ¿Regaláis cosas cosidas por vosotras o, por el contrario, preferís comprar los regalos? 
Hace dos años, como propósito de año nuevo decidí hacer el máximo de regalos yo misma, y lo he ido cumpliendo en la medida de lo posible. Normalmente regalo algo cosido por mi, pero si no me da tiempo (o tengo la impresión de que no lo van a valorar, que a veces pasa) compro un cuento o un álbum ilustrado. 
Tengo la impresión de que hay gente que valora más lo comprado que lo hecho a mano. Es decir: pago 50€ por una camiseta en una tienda (o 20, 10... poned el precio que queráis) pero me parece caro pagar 20€ (o 50 o 10, eso da igual) por una camiseta hecha a mano, y me permito hasta el lujo de regatear.
Con la ropa no lo veo tanto, porque no vendo (hago encargos, pero no mercadillos) pero cuando hacía mercadillos o vendía "con maleta" cosas de arcilla polimérica lo veía muy a menudo. El "te pago menos porque no vale tanto" pero luego "mira lo que me he comprado en una tienda" (y no era ni plata, o los acabados se rompían y me lo traían para arreglarlo yo, por poner algún ejemplo). Son cosas que nunca entenderé, que si no tienes nombre no te valoran. Tal vez por eso he pensado valorarme yo, por eso llevo tiempo con mis propias etiquetas, que es una tontería, pero para mi es importante.
Dejo de enrollarme, que cuando los peques están entretenidos cojo la tecla y me da por escribir XD 
Sobre los regalos handmande, que eran la base de este post: 
Lo malo de esto es que no siempre tengo tiempo,  y lo bueno, que me permite coser cosas que nunca cosería si no fuera así. Por ejemplo, lo que os enseño en la entrada de hoy (por motivos obvios, jeje).
 Era el segundo cumpleaños de la hija de unos amigos, y me apetecía mucho coserle algo a S. así que, ottobre en mano, elegí el patrón de la braguita cubrepañal Tiny Toes (sin lazos, que lo veía demasiado recargado con ellos y esta tela)
Por delante:
 Y por detrás, con etiqueta personal:
 Para completar el conjunto (en realidad, el regalo original era éste, y la braguita lo completaba) un vestido Pinafore.
Me encantan estos vestidos, si no fuera por lo que es, me haría uno para mi.
Por delante. Me encanta esa tela, fue verla y enamorarme:
 Y por detrás. Mira que me gustan las espaldas cruzadas de los pinafores:
 Parte "reversible", en fucsia y con etiquetita:

Aquí el conjunto completo; vestidito y cubrepañal. Por un lado:
 Y por el otro:

Enlazo en el blog de fans de ottobre, porque el patrón es de la ottobre kids 3/2016 y en Menuda Inspiración de La Pantigana, porque es lunes, y me voy a recoger el desastre que me han montado mis peques aquí detrás.
Por cierto, me encantaría leer vuestras opiniones sobre los regalos handmade, aunque algunas ya he leído que no los soléis hacer a menos que sepáis que os los van a valorar. 


sábado, 16 de julio de 2016

Cheeky chocolate


Shopkins... shopkins...
En mi cabeza, estoy tarareando la canción, jeje. ¿Sabéis qué son los Shopkins? A ver cómo lo explico... son muñecos que representan cosas que se compran en las tiendas, que tienen a su alrededor un gran merchandising (como todo hoy en día, la verdad) y que cuestan un pastizal para lo que son a mi peque le encantan desde que los vio en uno vídeos de Youtube, así que decidimos ponernos "clay a la obra" y hacer nuestra propia versión.
Su favorito (y el mío también, la verdad) es Cheeky Chocolate, una tableta de chocolate muy graciosa, y fue por el que decidimos comenzar.
Lo primero, y más importante: acondicionar la arcilla. En este caso, fimo soft (que ya de soft sólo tiene el nombre) color chocolate


Me encanta ver lo minucioso que es cuando hacemos manualidades juntos. 
He perdido las fotos del proceso, pero si os interesa, decídmelo y hago un tutorial (así de paso hacemos un Cheeky chocolate blanco, jeje)
Una vez terminado, al horno.
Al peque le encanta el resultado, y  mi también, aunque no es de lo mejor que he hecho, para mí es de lo más especial, porque lo hemos hecho juntos.
Y juntos nos vamos a desayunar (también ha ido al cole, escondido en la mochila del peque... al Cheeky Chocolate le gusta viajar y ver mundo)
"¡Hola a todos! Soy Cheeky Chocolate y estoy encantado de conoceros"


lunes, 11 de julio de 2016

Calcetileggins: tutorial

Mi primer tutorial :) Aunque es cutre y simple, básico como él solo, pero... así lo tengo en el blog, a mano para cuando tenga que hacerlo que no se me olvide. 
Ya había hecho leggins con calcetines a R, y me resultaron muy cómodos, sobre todo de muy pequeño, porque le permitían gatear sin subírsele, y eran bastante cómodos. Con A. quise volver a hacerlos, en pleno puerperio, y no recordaba como se hacían (que son simples, pero recién parida no estaba yo muy lúcida, la verdad)
Mientras hacía los terceros hice fotos del proceso. ¿Y si tengo un tercer hijo y necesito volver a hacerlos y vuelvo a bloquearme y se me olvida como se hacen?  XD
Materiales:
- Calcetines molones
- Puño para la cintura (o tela de camiseta)


Paso 1:
- Cortar las puntas de los calcetines

Paso 2:
- Cortar los calcetines, desde la puntera que habíamos cortado hasta el talón

Paso 3:
- Dar la vuelta a los calcetines
 - Coser las aberturas que hemos hecho, que será el tiro de los pantalones

Paso 4:
- Dar la vuelta. Ya casi están
 Paso 5:
- Poner la cintura. En este caso, he puesto cintura de puño, y me ha quedado un poco estrecha, es mejor si mide unos 20 cm el puño, para que al doblarlo queden unos 8 o 9 cm mínimo. La mía no quedó mal, pero se le veía asomar el pañal (aunque era de tela y quedaba chulo)
 Paso 6:
- Etiqueta reivindicativa (fue antes de tener las mías). Que quede claro que lo hemos hecho nosotras con muchísimo amor. (También sirve para que papi sepa cuál es la parte trasera -la de la etiqueta- y cuál la delantera)

Paso 7:
- Estrenar con un bebé, que se moverá mucho y no os dejará sacar una foto decente.



Bueno, eso es todo. Espero que os haya gustado. Como es lunes, enlazo en menuda inspiración, de La Pantigana

sábado, 9 de julio de 2016

Haciendo Ceras

El pasado mes de abril fue el cumple del peque-peque, cumplió un añito, y su hermano fue "mi súper ayudante" para preparar la fiesta (algo muy íntimo y familiar, no os vayáis a creer) y también quiso hacer un regalo para su hermanito. Decidimos hacerle ceras que pudiera usar, que fueran fáciles de coger por sus manitas de bebé, y con las que pudiera dibujar y jugar junto a él.
El primer paso fue quitar el papel a las ceras. Mi peque, súper concentrado, lo fue haciendo una a una. 

 Una vez quitados los papeles, hay que agrupar las ceras en colores parecidos y, tras esto, las partimos en trocitos pequeños (ahí tuve que ayudarle un poco, porque las ceras estaban durillas)
 ¿A que quedaron monas? Usé un molde para magdalenas de silicona, creo que es una buena forma para que la coja un bebé.
 Ahora, las metimos al horno. El tiempo fue a ojo, no recuerdo cuánto lo dejé, pero  hay que ir controlando que no se quemen.
 A mitad del horneado:
 Ceras terminadas de fundir, Pequeño error,que os cuento para que no lo repitáis: Si tenéis la genial idea de unir dos colores porque puede quedar chulo:
1.- Sí, queda chulo
2.- No lo mováis mucho para poder tener media cera de cada color (negro y gris, por ejemplo)
3.- Con blanco no funciona... al menos, no sobre un folio. Tenía que haber mezclado el blanco y el lila y haber conseguido un color lila clarito, pero me di cuenta tarde.
 Dejamos enfriar y probamos sobre un folio.
¡Funcionan! Y quedan muy monas, no?

Falta la segunda parte de este post, porque no quedó aquí el regalo. ¿Cómo íbamos a regalar ceras sin que éstas fueran metidas en un estuche? 






jueves, 7 de julio de 2016

Rums #27 Silla forrada

Hace tiempo, el peque tiró encima de una silla de mi taller un montón de pearl-ex, polvitos de mica que uso (o usaba, ya no sé) con la arcilla polimérica. Aunque con arcilla negra quedan súper chulos, no pasa lo mismo con tela negra. Si a eso le unimos que cuestan de limpiar más que la purpurina (y sé de lo que hablo, que hace dos días tuvimos un "accidente purpurinoso")... la silla quedó un poco mal.
Como la silla estaba casi nueva (ejem ejem... esto... los diez años no se los quita nadie, cuando no serán quince...pero funciona, que ya es algo) me daba pena deshacerme de ella, así que, siguiendo a Rocky (a ver quién sabe de quien hablo) "Antes de tirar, reutilizar!)
Esta loneta no me gusta especialmente, y eso que la compré encantada con ella, pero de tanto usarla acabé abandonándola en un cajón. 
En un par de tardes, mientras el peque veía dibujos (Dragones y mazmorras... friki que es una) y el peque-peque estaba con papi, silla nueva:
 La parte de atrás necesita un pequeño ajuste, pero de momento así se va a quedar.
 Creo que tengo otra silla que pide a gritos un tuneo
Y como es jueves, me voy a pasar por Rums para ver que habéis cosido las demás.

lunes, 4 de julio de 2016

Mini oshas reciclando

Cuando un patrón me gusta, me gusta. Y si me gusta, lo hago más de una vez, soy así de poco original. Y hay patrones que, por su facilidad para coserlos, por lo bien que quedan o por todo junto, se han convertido en mis básicos, como las camisetas Osha de Mi rincón de mariposas: fueron un indispensable para mi en el embarazo de A. y luego, este invierno, han sido un básico en su armario. 
Con dos camisetas mías, dos mini-oshas para A. Una con una camiseta desigual que me encantaba pero que me había quedado minúscula:

Aprovechando los bajos de la camiseta, más fácil imposible:
Y esta con otra camiseta que ya me quedaba corta. Por delante:
 Por detrás:
Con mi etiqueta, por supuesto XD 
 Puños, igual que la otra, con camiseta amarilla, viva el reciclaje:
 Y por supuesto, bajos aprovechados:

Vamos ampliando la colección de oshas y mini-oshas, porque R. también tiene la suya. Supongo que el invierno que viene debería buscar otro patrón básico y fácil para seguir reciclando ropa pero variar un poco el modelo, no? 
Como es lunes, enlazo en menuda inspiración, de La Pantigana

sábado, 2 de julio de 2016

Os presento a Dino. Un cuento de dinosaurios

Hace tiempo que quería enseñaros a Dino, y eso que lleva en casa más de un año, pero como no es algo de costura, y este blog es eminentemente costuril... pues eso, que no me animaba. Sin embargo, he visto las fotos y me ha parecido muy gracioso, así que aquí os lo enseño. Cuando "lo sacamos del huevo" R tenía tres años y A estaba recién nacido... ¡cómo pasa el tiempo! 

La historia de Dino
Hace tiempo, más de un año, una mamá dinosaurio puso un huevo, pero no pudo cuidarlo, así que se lo dio a un pequeño niño llamado R. para que lo cuidase.
 R. metió el huevo en un recipiente con agua y esperó
 Pasó una noche entera, en la que R. apenas pudo dormir de la emoción. Por la mañana, el huevo estaba resquebrajado.
 Al llegar la noche, el agujero del huevo se había hecho más grande; ya se veía la cabecita de color verde.
R. se fue a dormir, muy nervioso por lo que ocurriría al día siguiente.
La segunda mañana, ya asomaba la cabeza, tímidamente, entre la "cáscara" del huevo.

 ¡Era un pequeño dinosaurio! El dinosaurio siguió encerrado en el huevo toda esa mañana, todavía no estaba preparado para salir.
 Cuando vio a R, el pequeño dinosaurio sonrió y terminó de salir del cascarón (con un poco de ayuda de la mamá de R., ya que la cáscara dejó de abrirse)
Dino, que así llamó R. al dinosaurio, era feliz en su nuevo hogar, donde podía jugar con otros dinosaurios siempre que quería.
Y colorín colorado... La vida de Dino con nosotros, ha comenzado.
Espero que os haya gustado.


Puede que te gusten...

Puede que te gusten...