sábado, 9 de julio de 2016

Haciendo Ceras

El pasado mes de abril fue el cumple del peque-peque, cumplió un añito, y su hermano fue "mi súper ayudante" para preparar la fiesta (algo muy íntimo y familiar, no os vayáis a creer) y también quiso hacer un regalo para su hermanito. Decidimos hacerle ceras que pudiera usar, que fueran fáciles de coger por sus manitas de bebé, y con las que pudiera dibujar y jugar junto a él.
El primer paso fue quitar el papel a las ceras. Mi peque, súper concentrado, lo fue haciendo una a una. 

 Una vez quitados los papeles, hay que agrupar las ceras en colores parecidos y, tras esto, las partimos en trocitos pequeños (ahí tuve que ayudarle un poco, porque las ceras estaban durillas)
 ¿A que quedaron monas? Usé un molde para magdalenas de silicona, creo que es una buena forma para que la coja un bebé.
 Ahora, las metimos al horno. El tiempo fue a ojo, no recuerdo cuánto lo dejé, pero  hay que ir controlando que no se quemen.
 A mitad del horneado:
 Ceras terminadas de fundir, Pequeño error,que os cuento para que no lo repitáis: Si tenéis la genial idea de unir dos colores porque puede quedar chulo:
1.- Sí, queda chulo
2.- No lo mováis mucho para poder tener media cera de cada color (negro y gris, por ejemplo)
3.- Con blanco no funciona... al menos, no sobre un folio. Tenía que haber mezclado el blanco y el lila y haber conseguido un color lila clarito, pero me di cuenta tarde.
 Dejamos enfriar y probamos sobre un folio.
¡Funcionan! Y quedan muy monas, no?

Falta la segunda parte de este post, porque no quedó aquí el regalo. ¿Cómo íbamos a regalar ceras sin que éstas fueran metidas en un estuche? 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede que te gusten...

Puede que te gusten...