lunes, 6 de febrero de 2017

Mi primer gorro con telar

Mira que tenía yo ganas de usar un telar circular. Pero ganas, ganas. Tantas ganas tenía que embarazada de R. compré en Aldi un kit para tejer sólo porque llevaba el telar circular. Ya me imaginaba yo tejiendo gorritos a mi bebé recién nacido, con lanas suaves y calentitas. 
¿He dicho que tenía ganas? Pues las ganas quedaron guardadas en una caja, olvidada en el fondo del taller, hasta que en diciembre, cuatro años y medio después, se me encendió la bombilla: tutorial de youtube. Porque sí, al no ser capaz de descifrar las instrucciones, no había hecho nada con el telar circular (mis puerperios son así).
Una vez que te pones, no es nada complicado, y vicia mucho:

 El gorro terminado. La lana naranja la eligió R., porque era para su disfraz de la fiesta de Navidad del cole (post pendiente) y lo quería naranja. Para rematar el gorro, un pompón de lana (me encantó hacerlo)
 Había dicho que era para R., no? Pues va a ser que se lo queda A., que es más de su talla XD
(Luego lo arreglé comprando otro telar más grande y tejiendo un gorro para él, que era el que realmente lo necesitaba. ¿He dicho ya que los telares circulares vician? )
Y ahora me voy a Menuda Inspiración, que para algo es lunes :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede que te gusten...

Puede que te gusten...